La deserción o abandono escolar es una de las luchas que implementará este 2018 la Secretaría de Educación, ya que en los últimos tres años han registrado un acumulado de 170,520 estudiantes que han abandonado sus estudios por diversos motivos, de los cuales más de 59,000 casos se reportaron el año 2016.

Entre las principales causas por las que niños y jóvenes dejan sus estudios destacan la migración, embarazos adolescentes, violencia, embarcos y trabajo infantil. Así lo detalla un informe de esa secretaría de Estado, en el que se refleja que los grados superiores presentan una mayor incidencia de este fenómeno.

“La deserción escolar o abandono escolar, desde 2014 a 2016, tuvo un acumulado de 170,520 estudiantes de los tres niveles de educación prebásica, básica y media”, detalla el informe, sin incluir el período 2017.

El sistema educativo nacional, en los últimos tres años ha contado con una matrícula promedio de 2.1 millón de alumnos en los niveles de prebásica, básica y media.

Sin embargo, las estadísticas indican que el 2016 fue el año con mayor problema de deserción, con 59,354 jóvenes que abandonaron sus estudios. Se especifica que la migración interna y externa es la que cada vez se incrementa, seguido de la falta de empleo de sus padres, la inseguridad en las comunidades y centros educativos, así como el embarazo prematuro de las estudiantes y la necesidad de aportar a la economía del hogar.

Los niños que deberían estar en las aulas de clases emprenden el camino de la migración.

TRES DE CADA 100

Uno de los ejemplos de este informe fue el año 2014, en el que “se registraron 62,938 casos de deserción escolar, que representaron un 3.1 por ciento; en el período del 2015 fueron 48,228 casos, que implicaron un 2.4 por ciento del total de la población matriculada; y para el período de 2016, la tasa de deserción llegó a los 59,354 estudiantes, con una tasa calculada de un 2.9 por ciento”.

“Los datos estadísticos nos muestran en promedio que de cada cien (100) estudiantes, tres (3) han abandonado la escuela en los últimos tres años”, detalla el estudio.

La tasa de deserción escolar ha estado afectando en mayor medida a los varones frente a las mujeres, en los tres niveles de educación: prebásica, básica y media; y esta se acentúa aún más en básica para séptimo y noveno grado.De igual forma, la tasa de deserción para el 2015 fue de un 4.3 por ciento en las mujeres y de un 5.7 por ciento en los hombres; y para el 2016 la deserción en los varones incrementó en un 6.7 por ciento y en las mujeres en un 4.9 por ciento.

Los altos índices de deserción se vieron más acentuados en departamentos como Colón, Gracias a Dios, Santa Bárbara, Yoro, Olancho, Choluteca, Cortés, Santa Bárbara, Copán,Atlántida y Francisco Morazán.

En las principales ciudades del país se ven niños de edad escolar realizando trabajos para aportar a la economía del hogar.

La Tribuna