“Entre el jueves 23 y el domingo 26 de agosto de 2018 tendrá lugar el Congreso ‘50 años de Medellín’ en la misma ciudad colombiana” que acogió la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, en 1968. Así lo ha dado a conocer el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) el día de ayer, 30 de octubre, a través de su portal.

El Congreso, “impulsado por el CELAM, la Confederación Latinoamericana de Religiosas y Religiosos (CLAR), en conjunto con el Secretariado Latinoamericano y del Caribe de Cáritas (SELACC) y la Arquidiócesis de Medellín”, será celebrado “en las mismas instalaciones del Seminario de formación sacerdotal que fuera la sede de aquella histórica Conferencia”, en la imagen que abre este artículo.

De Medellín a Francisco

De acuerdo con el documento base del Congreso, esta iniciativa “buscar reconocer con gratitud la aplicación de Medellín en nuestras iglesias particulares, profundizar en algunos de los temas fundamentales, que siguen siendo actuales en el presente, examinar nuevos signos de los tiempos de hoy y proyectar una acción evangelizadora que tenga en cuenta el espíritu de esa II Conferencia, enriquecido con el Magisterio de la Iglesia latinoamericana, así como el Magisterio Pontificio, especialmente la enseñanza del papa Francisco”.

Este propósito se aprecia, explícitamente, en el objetivo del Congreso: “Se trata de conmemorar y proyectar el mensaje de Medellín como un eje clave de la Iglesia en el continente, en diálogo con la Iglesia universal”.

Más aún, evocando el tema propuesto para la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano hace 50 años, el congreso “examinará la presencia de la Iglesia en la actual transformación de América Latina y el Caribe”.

Diálogo con otras instituciones

Llama la atención que el CELAM “pretende celebrar el acontecimiento Medellín en diálogo con otras instituciones de la Iglesia, respetando el pluralismo y buscando la convergencia”, toda vez que “interesa identificar las grandes intuiciones teológicas y pastorales de Medellín, particularmente oportunas y necesarias en este momento de la historia”.

“Para realizar este congreso es necesario examinar la situación de América Latina hoy, identificando los desafíos de la trasformación que exige el continente, y los aportes de Medellín que siguen siendo válidos y proféticos en el tiempo presente”, agregan los organizadores. “De este modo se podrán comprender las claves temáticas, el proceso vivido y los efectos e impactos suscitados por Medellín”.

Ver, juzgar y actuar

En su paso por esta ciudad, durante su viaje apostólico a Colombia en septiembre de este año, Francisco se refirió al documento de Medellín “que nació en estas tierras”, sugiriendo que el método ver, juzgar y actuar ofrece un camino para la formación de los discípulos misioneros “que saben ver, sin miopías heredadas; que examinan la realidad desde los ojos y el corazón de Jesús, y desde ahí la juzgan. Y que arriesgan, actúan, se comprometen”.

Vida nueva