Se tra­ta de una ini­cia­ti­va, apo­ya­da por el Pon­tí­fi­ce, que bus­ca re­for­zar la sen­si­bi­li­za­ción pú­bli­ca so­bre el tema de la mi­gra­ción, pro­mo­vien­do opor­tu­ni­da­des y es­pa­cios de en­cuen­tro en­tre los mi­gran­tes y sus co­mu­ni­da­des, para que pue­dan re­unir­se y com­par­tir sus ex­pe­rien­cias de vida, con el ob­je­ti­vo de for­ta­le­cer víncu­los so­cia­les y fra­ter­na­les en­tre to­dos.

En este con­tex­to, nues­tro co­le­ga Ales­san­dro Gi­sot­ti, en­tre­vis­ta a Mi­chel Roy, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ca­ri­tas In­ter­na­tio­na­lis, quien ex­pli­ca más de­ta­lles so­bre cómo sur­gió esta cam­pa­ña y qué ob­je­ti­vos con­cre­tos es­pe­ra al­can­zar.

El ori­gen de la cam­pa­ña

A lo lar­go de su pon­ti­fi­ca­do, el Obis­po de Roma ha he­cho nu­me­ro­sas ex­hor­ta­cio­nes fo­men­tan­do la Cul­tu­ra del En­cuen­tro, con el fin de com­ba­tir la “cul­tu­ra de la in­di­fe­ren­cia”, tan do­mi­nan­te en el mun­do ac­tual.

«Esta cam­pa­ña ha sido de­ci­di­da por el Con­se­jo re­pre­sen­ta­ti­vo de Ca­ri­tas In­ter­na­tio­na­lis des­pués de rea­li­zar una en­cuen­ta a to­dos sus miem­bros so­bre este tema de la mi­gra­ción, que ha sido vis­to como una prio­ri­dad so­bre la cual tra­ba­jar», se­ña­la Mi­chel Roy. «Al mis­mo tiem­po el Papa Fran­cis­co nos ha alen­ta­do a se­guir ade­lan­te en este cam­po en­fo­cán­do­nos en lo que de­cía San Pa­blo a los ro­ma­nos: cul­ti­ven la hos­pi­ta­li­dad».

Se tra­ta por tan­to de una cam­pa­ña edu­ca­ti­va que pre­ten­de mo­ver a cada uno in­vi­tán­do­lo a “sa­lir de sí mis­mo” para en­trar en con­tac­to con los mi­gran­tes. “Son per­so­nas que han su­fri­do mu­cho y han de­ja­do sus ho­ga­res a cau­sa de la po­bre­za, el ham­bre, la gue­rra“, con­ti­núa ex­pli­can­do el se­cre­ta­rio de Ca­ri­tas In­ter­na­tio­na­lis. “Lo que que­re­mos es que nues­tros equi­pos a ni­vel lo­cal ofrez­can esta po­si­bi­li­dad de en­cuen­tro con los mi­gran­tes para que las co­mu­ni­da­des cam­bien la vi­sión que tie­nen so­bre la mi­gra­ción y abran sus co­ra­zo­nes, ha­cien­do que nues­tro mun­do sea un mun­do más fra­terno”.

“Com­par­tien­do el Via­je” me­dian­te ges­tos con­cre­tos

Du­ran­te la Au­dien­cia Ge­ne­ral del 27 de sep­tiem­bre, el Papa rea­li­za­rá un ges­to sim­bó­li­co de “aco­gi­da ha­cia nues­tros her­ma­nos mi­gran­tes”, in­vi­tan­do a to­dos a unir­se a él, en se­ñal de uni­dad y fra­ter­ni­dad ante esta gra­ve cri­sis mi­gra­to­ria que afec­ta a tan­tos rin­co­nes de la tie­rra. Y así lo re­sal­ta tam­bién Mi­chel Roy: “Es una opor­tu­ni­dad a abri­se a ellos y es­cu­char sus his­to­rias. Esto ayu­da a per­ci­bir la reali­dad de un nue­vo mun­do, que es el que que­re­mos crear y que no es un mun­do don­de cada uno, se es­con­de de­trás de una pa­red, sino un mun­do don­de cons­trui­mos puen­tes ha­cia los de­más, que su­fren”.

“Una de las ra­zo­nes de la po­bre­za en el mun­do es la se­cu­la­ri­za­ción. El ma­te­ria­lis­mo hace que la per­so­na se cen­tre en sí mis­ma y no pien­sa en los de­más. En Ca­ri­tas sa­be­mos que el fu­tu­ro no se cons­tru­ye solo sino con los de­más. Con este mo­vi­mien­to bus­ca­mos “ir ha­cia el otro” y con­se­guir que las co­mu­ni­da­des sean más abier­tas y so­li­da­rias con to­dos. Si lo­gra­mos éste ob­je­ti­vo, po­dre­mos cons­truir un mun­do nue­vo, como cris­tia­nos ca­tó­li­cos que re­fle­je el Reino de Dios”, con­clu­ye Roy, para quien el ba­ró­me­tro de nues­tra hu­ma­ni­dad, “re­si­de en nues­tra ca­pa­ci­dad de re­la­cio­nar­nos con aquel que su­fre, que en este caso pue­de ser un mi­gran­te”.

Agencia Sic