En Vivo
 
 
Escuche en vivo

Migración

Las ciudades demandan más recursos para afrontar la

Las ciudades demandan más recursos para afrontar la "inevitable" migración

Las ciudades necesitan más medios y competencias para afrontar la migración, un fenómeno global que algunos alcaldes como el de Alhucemas (Marruecos) consideran "inevitable" y que, si se gestiona adecuadamente, puede tener un impacto positivo tanto en los países de acogida como de origen. El reto pasa por que la migración sea una elección de las personas y no una necesidad y los países de acogida vean en los inmigrantes una oportunidad ante problemas como la despoblación o la falta de empleados. Así se ha puesto de manifiesto durante la conferencia de la Alianza Mundial de Ciudades contra la Pobreza (WACAP, por sus siglas en inglés) celebrada en Málaga, en la que los participantes han intercambiado experiencias relacionadas con la migración. En Alhucemas, ciudad de unos 50.000 habitantes, viven la inmigración en una doble vertiente: la interna, hacia Tánger, que está más desarrollada, y la que se dirige a Europa, en el mar de Alborán, donde se producen "tentativas catastróficas" y muchos naufragan en la travesía, refiere su alcalde, Mohamed Boudra. El también presidente de la red de municipios de Marruecos y copresidente de la Asamblea Regional y Local Euromediterránea (ARLEM) incide en que la mitad de la población en África tiene menos de 20 años. "Seguro que Europa va a 'africanizarse'. Por lo tanto, mejor prepararse y tener buenas políticas porque Europa va a necesitar esos jóvenes", ha afirmado. En África también hay "problemas específicos" como la desertificación, por lo que proyectos de desarrollo sostenible favorecerán una "emigración de calidad y más controlada", ha opinado, al tiempo que ha defendido que se atribuyan más medios y competencias a las autoridades locales. Desde su punto de vista, la migración entre África y Europa es "inevitable", por lo hay que prepararse "hoy mismo para ello". El alcalde de Djogou (Benin, África), Abrahan Akpala, sostiene que hay que educar a la población sobre los riesgos de la migración y apuesta por iniciativas como una incubadora para que los jóvenes -el 53 por ciento de la población es menor de 15 años- creen sus propios negocios. En Europa también asumen que hay que otorgar más recursos económicos y responsabilidades a los gobiernos locales. La alcaldesa de Sala (Suecia), Carola Gunnarson, lamenta que los demandantes de asilo tengan que esperar casi dos años para lograr una respuesta del Gobierno. "No podemos cambiar los migrantes de un lado a otro como estamos haciendo, es una cuestión de respeto", ha subrayado, y ha añadido que los migrantes aportan diversidad a la sociedad y son una fuerza laboral importante. Para el alcalde de Soria y vicepresidente del Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CEMR), Carlos Martínez, hay que trasladar que "lo que se entiende como un problema es una verdadera oportunidad" de desarrollo, pues ciudades como Soria u otras del interior de Europa tienen un "problema gravísimo" de despoblación. "Existe un debate peligroso dentro de la UE de atacar la migración con políticas defensivas, volviendo a hacer un coto cerrado", ha criticado. El secretario de Estado de Política Social e Igualdad, Mario Garcés, ha apuntado que "las sociedades occidentales padecen un invierno demográfico y, sin embargo, otras zonas del mundo están viviendo una verdadera explosión demográfica", donde las necesidades humanitarias van a exigir "una respuesta rápida". Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha abogado por dar respuesta al reto de la migración tanto en las ciudades de origen como de acogida, y ha defendido el papel de las ciudades al señalar que "estar a la altura de ese reto es tener los medios necesarios para abordarlo". EFE
Uruguay : Migración Nacional otorgó en dos años 7.601 residencias

Uruguay : Migración Nacional otorgó en dos años 7.601 residencias

Un total de 7.601 residencias ha otorgado La Dirección Nacional de Migración en el período comprendido de noviembre 2015 hasta noviembre del 2017, según detalló el departamento de Estadísticas de este órgano en su -informe anual, suministrado al diario LA REPÚBLICA. El mayor número de residencias (definitivas y temporarias) fue otorgado a los dominicanos con un total de 1.098, luego le sigue Argentina con 962; Cuba con 792, Brasil con 555, Estados Unidos y España con 530. El un menor rango se encuentran Venezuela con 285 residencias concedidas; Corea con 283, Perú (221), India (206), México (185), Colombia (184), Chile (167), China (145) y Francia con 132. Las demás están distribuidas en el resto de los 88 países a los que Uruguay ha brindado residencias definitivas y temporarias. Refugiados de Centroamérica A finales del año pasado arribaron al país cuatro familias refugiadas centroamericanas con la esperanza de reconstruir sus vidas lejos de la violencia y con ello Uruguay se convierte en el primer país de Sudamérica en recibirlos, dispondrán de localidades del interior para brindarles refugio, publicó ACNUR en su portal. Su llegada es parte de una iniciativa regional conocida como Marco Integral Regional de Protección y Soluciones para las Américas (MIRPS), que se basa en los compromisos adquiridos por los Estados en la Declaración de Nueva York sobre Refugiados y Migrantes del 19 Septiembre de 2016 y en los mecanismos regionales existentes de responsabilidad compartida, como la Declaración de Acción de San José y el Plan de Acción de Brasil. Desde el año 2009, el gobierno de la República Oriental del Uruguay lleva adelante un Programa de Reasentamiento, el cual permite que personas refugiadas con necesidades específicas de protección puedan ser trasladadas al país desde regiones altamente impactadas por crisis humanitarias, conflictos y violencia. Gracias a este programa, 69 personas refugiadas provenientes de Colombia y 42 de Siria han sido recibidas en el país. El Programa de Reasentamiento del estado uruguayo también incluye en la actualidad a familias afectadas por la situación del Norte de Centroamérica (El Salvador, Honduras y Guatemala). Con esta iniciativa, Uruguay se convierte en el primer país de Sudamérica en recibir a refugiados de dicha región. El proceso de selección de estas familias, que han sido referenciadas y asistidas por el ACNUR, ha sido liderado por la Comisión de Refugiados (CORE) institución encargada de decidir sobre las solicitudes de reconocimiento de la condición de refugiado en Uruguay, la cual es integrada por diversas instituciones gubernamentales, la academia y la sociedad civil, con el apoyo técnico del ACNUR y su agencia socia en Uruguay, SEDHU (Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana). Michele Manca di Nissa, Representante de la Oficina Regional del ACNUR para el Sur de América Latina sostuvo: “Gracias al esfuerzo conjunto de distintas instituciones y actores, Uruguay se convierte en el primer país de América del Sur en recibir a los ciudadanos de los países del Norte de Centroamérica quienes son víctimas de altos niveles de violencia y necesitan protección internacional. Una vez más destacamos la solidaridad y generosidad del gobierno uruguayo y contamos con que otros países de la región se sumen a esta iniciativa humanitaria”. 240 mil solicitudes La violencia se ha convertido en una de las causas principales de los flujos de refugiados procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras. A mediados de 2017, el número de refugiados y solicitantes de asilo de esos tres países en conjunto llegó a más de 240.000 personas, lo cual representa un incremento de casi diez veces en un período de cinco años.