Expertos en migraciones creen que las mujeres y niñas ahogadas, todas nigerianas, pertenecían a una red de trata que llevaba mujeres para prostituirlas en Europa

Látigo en tierra, muerte en el mar

El Mediterráneo ha vuelto a cobrarse su peaje en vidas humanas. En concreto, 23 mujeres de entre 14 y 18 años que, según los expertos, estaban en manos de una red de trata de personas para su explotación sexual en Europa.

José María Fernández de la Puente, comandante de la fragata Cantabria, recuerda el rescate de esa embarcación y niega algunos bulos que se han desatado desde entonces: "El viernes de madrugada recibimos un aviso desde el Centro de Coordinación de Roma. Varias embarcaciones de goma fueron avistadas horas después por nuestro avión. En principio todas navegaban".

El Cantabria se puso en marcha entonces hacia la zona de rescate: "En la primera de estas barcas, había 146 personas. Nos llevó horas llevarlas a bordo. Una madre nos comentó que había perdido a su hijo por el camino. Otros tres pasajeros también contaron que varias personas se estaban ahogando a media hora de allí. Y comenzó el segundo rescate".

El comandante se temió lo peor y mandó al helicóptero de la fragata a la zona en la que decían haber perdido a gente: "Cuando llegó el helicóptero, se encontró con una gran zódiak pinchada y semihundida en la que mucha gente ya se encontraba braceando en el agua y con muchos otros intentando no caerse al mar. Les lanzaron chalecos y lanchas hinchables. Muchos se subieron a ellas y salvaron la vida, hasta 64, pero otros estaban ya ahogados. Nuestro barco llegó 15 minutos después y comenzamos a subirlos a bordo. Estaban desperdigados por el mar. Subimos los cuerpos de esas víctimas por una cuestión de humanidad".

Los cuerpos no tenían signos externos de violencia reciente, por lo que resulta difícil pensar en la tesis del homicidio en la embarcación, uno de los bulos que corrió tras la noticia. Eso no significa que estas mujeres ahogadas no recibieran malos tratos y abusos sexuales en Libia, donde está muy documentado este tipo de violencia contra los inmigrantes por parte de las mafias y de las propias autoridades.

El Cantabria tardó 24 horas en trasladar a vivos y muertos al puerto de Salerno, donde la policía italiana se hizo cargo de dos libios que iban a bordo. "Nosotros tenemos la orden de intentar localizar a los patrones de la embarcación por si se tratara de traficantes infiltrados a bordo, cosa que hace tiempo que ya no sucede. Ponen a algún inmigrante, si pueden a un libio, para patronear la barca. En cualquier caso, nosotros tenemos que localizarlos y entregarlos a las autoridades para que los investiguen", comenta el comandante.

Las redes de trata siempre viajan desde el Sahel hasta Europa de la mano de las redes de tráfico de personas, a veces usando las mismas rutas. Luego, esas mismas mujeres, nigerianas en su mayoría, como las víctimas de esta última tragedia, acaban en las calles de polígonos de muchas ciudades europeas. "Un informe reciente del organismo revela que cerca del 80% de las niñas nigerianas que llegan a Italia por mar podrían ser víctimas del tráfico de personas", reconoce la Oficina Internacional de Migraciones.

Alrededor de 2,600 inmigrantes han sido rescatados durante los últimos seis días.

El Periodico de Mexico