El evidente incremento en los últimos años de la cantidad de inmigrantes que residen en nuestro país,fenómeno que se debería ratificar en los resultados del Censo 2017, ha generado cambios importantes en la composición del mercado laboral chileno.

De acuerdo con un estudio elaborado por el Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales (Clapes UC), que se presentará en el seminario “Migración: cambiemos la mirada”, la participación de los extranjeros en el empleo total del país da cuenta de una tendencia creciente en los últimos años, llegando a 2,3% de la proporción de ocupados, al tercer trimestre de 2017. En este sentido, el informe destaca una sorprendente irrupción de los haitianos en su participación en el empleo inmigrante, pasando de cifras por debajo del 1% en 2013, a 9,2% en el período julio-septiembre del presente ejercicio .

Según explica Juan Bravo, economista del centro de estudios, “efectivamente en 2013 los haitianos aún no eran muchos, y la primera gran “ola” fue la llegada de a mediados de 2014 y ahí es donde recién empiezan a aparecer en las cifras laborales, lo que se mantuvo hasta fines de 2016. Y es este año donde ya definitivamente viene una oleada muy fuerte que se integran y participa del mercado laboral”.

El alza de los centroamericanos hizo que Hatí se posicionara en el cuarto lugar de procedencia de trabajadores inmigrantes, superado solo por Perú, Colombia y Bolivia, y desplazando a Argentina al quinto puesto. “Esto es muy potente, porque Argentina ocupó por mucho tiempo el cuarto lugar de procedencia de trabajadores inmigrantes”, subraya Bravo.

Servicio doméstico

Al desagregar por tipo de empleo, para las distintas nacionalidades de trabajadores extranjeros, la categoría que más concentra hoy trabajadores foráneos es servicio doméstico puertas adentro, con 24,3% del total a nivel nacional, al tercer trimestre, seguido por servicio doméstico puertas afuera, con 4,6%. “Claramente en el servicio doméstico es donde hay más concentración de inmigrantes, que son empleos que las nuevas generaciones de chilenos ya no quieren hacer. De hecho, si bien a nivel agregado el 24,3% es inmigrante, en el segmento entre 15 y 34 años, es decir los más jóvenes, esa cifra llega al 72,1%. Esto es algo que pasa en todos los países que van llegando al desarrollo, donde los nativos dejan de hacer esos trabajos y los inmigrantes los toman”, dice Bravo.

“No quitan la pega”

Otro punto que aborda el informe de Clapes se relaciona con los temores asociados al alza de la inmigración, específicamente a un eventual impacto en los puestos de trabajos para los chilenos. Bravo sostiene que “si bien existe un prejuicio de que los migrantes vienen a ‘quitar la pega’ a los chilenos, la evidencia empírica indica que la inmigración no ha generado efectos negativos en salarios ni en empleo a los trabajadores del país”.

Y es que, de acuerdo con el investigador, los inmigrantes todavía siguen siendo una porción muy pequeña del mercado laboral (2,3%), y la evidencia internacional apunta a que el umbral de participación a partir del cual se podrían encontrar efectos negativos sobre los trabajadores nacionales se ubica en torno al 10%.

Por el contrario, Bravo señala que “de hecho hay un impacto positivo, por la vía de la productividad y la diversificación de habilidades, entre otras”. Según el propio Banco Central, en su último Ipom, el escenario base de inmigración eleva la proyección de la fuerza laboral en 0,2% sobre la estimación sin considerar a los extranjeros.

Sin embargo, la nota de cautela está al desagregar por zonas, ya que en las regiones del extremo norte del país (I y XV) la participación de extranjeros del total de ocupados en la región, alcanza a 9,7% y 8%, respectivamente, al tercer trimestre. “En estos casos sí hay una duda razonable de posible efecto negativo sobre el empleo local, y ahí se deberá hacer futuras investigaciones, sostuvo Bravo.

En tanto, entre las regiones que siguen se ubican la Segunda con 5,5%, la Metropolitana con 3,2% y la Tercera con 2,7% de ocupados de nacionalidad extranjera el total de la región.

 

eco-inmigrantes