En Vivo
 
 
Escuche en vivo

Mundo

Por una migración segura, ordenada y regulada

Por una migración segura, ordenada y regulada

Según estimaciones de las Naciones Unidas en el año 2015 había un total de 7, 773,471 caribeños viviendo en un territorio diferente de donde nacieron y 1, 367,407 inmigrantes internacionales. La Subregión del Caribe la componen 13 países y 17 áreas administrativas con una población de 43 millones según datos del 2015 y colinda con el país más pobre del mundo, que es Haití, lo que nos coloca en el país más vulnerable de la región para el desarrollo de la migración ilegal. En la isla Hispaniola habitan alrededor de 20 millones de personas, distribuidos en partes similares entre Haití y la República Dominicana, que comparado con la cantidad de habitantes del Caribe que son más 43 millones, representan el 46.51% y con una  población de Haití que representa el 23.25% del total del Caribe, con la frontera terrestre, marítima y aérea,  cada vez más el territorio dominicano se ve amenazado por gran flujo ilegal de personas. La gran cantidad de pobres, desamparados y vulnerables que viven en el vecino Haití representan un peligro para el futuro del país y una presión permanente sobre el presupuesto nacional aumentando los gastos de salud, educación, transporte, agua potable y daños severos al medio ambiente, por lo que se necesita planificar una política a mediano y largo plazo para control la migración ilegal. Los principales países afectados en la región del Caribe con la migración legal e  ilegal en el periodo 2010-2015 lo encabezan Puerto Rico con 7.5% de salida y 33% de entrada; Jamaica con 0,8% de salida y 27.8% de entrada; Trinidad y Tobago con 3,7% de salida y 21,7% de entrada y  en cuarto lugar la Republica Dominicana 3,9% de salida y 11,4% de entrada. Para el año 2015 a la República Dominicana entraban 1, 304,493 y salían 415,564, lo que equivale al  3,9% que salían y 11,4%  que entraban, sin embargo en Haití entraban 39,529 personas, equivalente al 0,4%  y  1, 195,240 personas que salían, equivalente a 10.1% que emigraban. La pregunta es la siguiente si de Haití salían 1, 195,240 personas, ¿A dónde cree usted que emigraban? Es tan sencillo que la respuesta está a la vista: a la República Dominicana, por una frontera muy amplia y poco controlada y dominicanos que viven en la frontera que han establecidos vínculos con los inmigrantes y se hacen de las vista gorda, haciéndose imposible a los soldados mantener controles estricto en la frontera. Según el informe de UNDESA 2010-2015 republica dominicana acogió 329,281 Haitianos y Puerto Rico 165,147 Estadounidenses y 457,891 dominicanos, concentrando en estos dos países el 50.5% de los inmigrantes totales de la subregión. Se cree que para el periodo 2010-2015 de los haitianos que migraron el 70% llegó a Rep. Dominicana, equivalente a 833,868 personas. Lo peor no ha pasado, porque con los conflictos políticos y la debacle de la economía venezolana, los efectos de los huracanes Irma y María en  región del Caribe,  ahora la Rep. Dominicana se ve más amenazada no solo con la entrada de personas ilegales sino también con el exceso de visados a nacionales de toda la zona del Caribe (Aruba, Jamaica, Puerto Rico, Venezuela, Colombia, Cuba, Trinidad y Tobago, Curazao), razones suficientes para que haya mayor regulación en la concesión de visados. Se espera que el gobierno inicie el proceso de establecer tratados comerciales y migratorio equitativos (intercambios de Productos-bienes, servicios, culturales y migratorios) para que se logre un balance entre lo que recibimos de los países amigos y lo que le entregamos, pues las relaciones internacionales deben manejarse segura ordenada y regulada. Los Estados Unidos son la nación más poderosa del Universo y llegó el momento que decidió regular la entrada irregular a su  territorio porque afectaba la balanza comercial y los inmigrantes representaban una carga muy pesada para su economía y asegurar el desarrollo a sus conciudadanos, por la tanto decidió hacer el Muro México-Estados Unidos. Catlos Ogando Almomento.net
Migración internacional, clave para desarrollo iberoamericano, según estudio

Migración internacional, clave para desarrollo iberoamericano, según estudio

La migración internacional es una realidad que incide de manera decisiva en el desarrollo de los países iberoamericanos, tanto de origen como de tránsito y destino, según un estudio sobre Migración y Desarrollo, en el que se recomienda la integración de los emigrantes en las sociedades de acogida. El análisis, que se presenta hoy en Madrid, está elaborado por la Universidad Pontificia de Comillas (España) y el Observatorio Iberoamericano sobre la Movilidad Humana, Migraciones y Desarrollo (OBIMI) y pretende mostrar esa realidad en Iberoamérica, con el análisis de la situación en 21 países de la región. Los resultados se recogen en el libro "Los movimientos migratorios en las fronteras iberoamericanas", coordinado por Alberto Ares Mateos, jesuita especializado en migraciones, y Joaquín Eguren, investigador en el Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones de la Universidad Pontificia. El estudio constata el carácter transversal y transnacional de la emigración y la importancia que tiene en el desarrollo de los países, pero también reconoce que, en general, no existen dinámicas de integración, por lo que recomiendan un modelo "iberoamericano integración". Los países analizados son: Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, venezuela, Chile, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Costa Rica, El salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Cuba, República Dominicana, España y Portugal. Los autores señalan como causas de la migración la falta de desarrollo, la violación de derechos humanos, desastres naturales, la inestabilidad política, y la inequidad en la distribución de la riqueza. Atajar estos problemas mediante la cooperación internacional es uno de los ejes fundamentales, en opinión de los autores del estudio, y para ello, proponen revisar los planes de cooperación y evaluar su funcionamiento. El estudio destaca como problemas más importantes de la migración en Iberoamérica la vulnerabilidad de mujeres y niños y señala como situación más grave el movimiento de menores emigrados hacia Estados Unidos, procedentes de Centroamérica. Asimismo señalan las deportaciones, las arbitrariedades cometidas por las fuerzas de seguridad en las fronteras y la muerte de migrantes en manos de traficantes y fuerzas de seguridad. En este último caso citan como territorios más peligrosos la frontera norte de México con Estados Unidos y la frontera sur de México con Centroamérica. El estudio recomienda la inserción de los emigrantes en las sociedades de acogida y pide que se abra el mercado de trabajo de manera igualitaria, para que no marginen a las personas con menor nivel educativo. También pide desarrollar más la inclusión financiera de los migrantes, teniendo en cuenta la importancia de sus remesas para el desarrollo de los países emisores. Pero también recoge un nuevo concepto: el de remesas sociales, que permiten la transferencia de conocimiento, y en este sentido, recomiendan estudiar bien esta realidad para sugerir políticas en los países receptores que puedan contribuir a aumentar el beneficio de dichas remesas. EFE