Panamá será la sede del XXII Congreso y Asamblea General de Iberoamérica, que se celebrará del 14 al 16 de marzo, organizada por la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO).

En un comunicado, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras y primer vicepresidente de la FIO, Roberto Herrera, dijo hoy que en la reunión debatirán asuntos relacionados con sectores vulnerables como la niñez, la violencia contra la mujer y los migrantes.

Además, se presentarán informes sobre los ataques sufridos por las defensorías de Ecuador, El Salvador y Honduras, así como las peticiones de Chile y República Dominicana de adherirse a la FIO.

Herrera, quien viajó este martes a Panamá, añadió que también se discutirá sobre el rol de los defensores del pueblo en el Pacto Mundial para la Migración, cuya creación fue acordada por jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo en una reunión celebrada en Nueva York en septiembre de 2016.

Desde entonces, Naciones Unidas ha trabajado en la preparación de un texto que se espera sea aprobado formalmente en una cumbre en Marruecos en diciembre próximo.

Una de las principales preocupaciones de la FIO, según el defensor del pueblo hondureño, es la "crisis humanitaria generada por los desplazamientos forzados y el tránsito de personas, de allí su interés de vigilar y garantizar los derechos de los migrantes".

Herrera declaró que esa institución está "comprometida con los desafíos y retos en torno de la movilidad humana".

Recordó que la Federación Iberoamericana emprendió en 2013 una agenda de coordinación y cooperación interinstitucional entre las oficinas de derechos humanos del área iberoamericana para "sensibilizar y construir una mejora en la atención de los derechos de las personas en situación de movilidad".

Destacó que el propósito de abordar esa temática es "visibilizar un fenómeno que ha sido desconocido por la misma sociedad y por los diferentes gobiernos".

Ello, indicó el defensor del pueblo hondureño, está causando "graves daños a las familias, al desempeño individual y las opciones de vida que tienen las personas al ver amenazados una serie de derechos humanos y su integridad".

Consideró que esa situación es lamentable y que si no se detiene ahora o previene se estará ante un "fenómeno de graves magnitudes que generalmente se transforma en una migración forzada y con los sufrimientos agravados por parte de personas y familias".

En el marco de la asamblea, la FIO, creada en 1995, elegirá a su nuevo presidente, así como a los miembros que integrarán su consejo rector y el comité ejecutivo, según el comunicado.

EFE