La integración casi forzada de los migrantes haitianos y centroamericanos en Tijuana es una muestra de que se estaba en una zona de confort en el tema migratorio que ahora se busca delinear puntos de acción que permitan respetar los derechos humanos de los migrantes así como una adecuada integración en las comunidades que reciben esta migración.

“Los gobiernos locales ante la continua migración se ven ahora agobiados para poder brindar las mínimas necesidades de salud y alimentación, lo que en ocasiones impacta negativamente a las comunidades por lo que ahora se debe de prever una normatividad específica para atender la migración en las fronteras.” Así lo afirmó  la doctora Luciana Gandini,  investigadora de la UNAM.

“La migración se ha convertido en el gran reto para los países ya que de una crisis migratoria es ya una humanitaria donde se ponen en la que se evidencia las dificultades  para dar cumplimiento a los derechos humanos del migrante” aseguró la investigadora de la Universidad Autónoma Nacional de México dentro del Seminario Internacional “Mas Allá de los Muros: Desafíos sociojuridicos de la movilidades contemporáneas” , que se efectúa en el Colegio de la Frontera Norte este jueves y viernes en busca de proponer lineas de análisis que permitan garantizar el respeto de los derechos de los pueblos y las personas migrantes.

Con Información de: Víctor Duarte Sigala