Los países más pobres del mundo están en camino de cerrar la brecha digital a medida que progresan en el alcance al acceso universal y asequible a Internet para 2020, según indica un nuevo informe de Naciones Unidas.

El estudio presentado este miércoles es una iniciativa conjunta de la Oficina del Alto Representante para los Países Menos Adelantados, los Países en Desarrollo Sin Litoral y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

El reporte señala los progresos realizados por los países menos adelantados en relación al Objetivo de Desarrollo Sostenible número 9.c, que busca incrementar significativamente el acceso a la tecnología de la información y las comunicaciones en esas naciones.

Importante despliegue de las redes 3G

Entre los logros más importantes del informe cabe destacar el lanzamiento de servicios de redes 3G en la totalidad de los 47 países menos adelantados que proporcionan cobertura al 60% de la población.

Estos países también están en vías de alcanzar una media del 97% de cobertura de banda ancha móvil y lograr que los precios de conexión a Internet sean relativamente asequibles para 2020.

A finales de 2017, el número de abonados a la telefonía celular móvil en los países menos adelantados creció hasta 700 millones. Al mismo tiempo, más del 80% de la población de esas naciones vive dentro del alcance de una red celular móvil.

La Secretaria General Adjunta de la Oficina del Alto Representante para los Países Menos Adelantados, Fekita Utoikamanu, dio una serie de ejemplos sobre el impacto de las nuevas tecnologías sobre el terreno.

"En Nepal, por ejemplo, el principal proveedor de internet está ampliando su cobertura a las comunidades rurales más lejanas del Himalaya; o en países como Rwanda o Mali está en fase de pruebas la entrega de medicinas a través de vehículos aéreos no tripulados (drones)".

Principales barreras en el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación

La falta de habilidades digitales es uno de los puntos a mejorar según el estudio. Para abordar el déficit de competencias digitales, los gobiernos deben adoptar planes estratégicos con el sector de las TIC y establecer una colaboración más estrecha con el sector de la educación.

El apoyo a la educación en los países menos adelantados es fundamental, subrayó Utoikamanu.

"En muchos de ellos, se produce una importante desigualdad de género en relación al uso de internet. Este es un tema esencial que ha de abordarse ya que las mujeres y las niñas son protagonistas destacadas en la economía digital", dijo.

Radio Onu