La migración divide familias; eso lo sabe bien Magdalena López, quien tuvo que separarse durante casi dos décadas de su esposo para volver a verlo hasta que "regresó" en un cajón, cuando lo trasladaron a Durango para ser sepultado.

Recuerda que fueron tiempos difíciles; en varias ocasiones buscó una VISA para poder ir a visitarlo, pero se la negaron. Él se fue, como muchos otros, en la búsqueda del "sueño americano", ese ideal de tener una vida mejor ganando dólares; y permaneció en Estados Unidos con la esperanza de "arreglar" papeles.

Él no podía visitar a su familia en Durango y ella no podía visitar a su esposo ya que, al hacerlo sin el permiso oficial, no sólo ponía en riesgo su vida, sino el trámite que él tanto deseaba para poder llevarse a su familia.

Siempre se mantuvieron en contacto, hablaban seguido por teléfono y así terminó. Un mal día, mientras platicaban, tuvo un infarto fulminante.

"Nuestra comunicación era por teléfono y con el eterno 'ya mero' porque no podía salir del país. Fue una etapa muy difícil ver que nada más llegó ya en cajón y ya para ir a depositarlo. Fue muy triste".

Tuvo apoyo del Gobierno para el traslado a Durango, donde lo sepultaron; recientemente se acercó al Instituto de Atención y Protección al Migrante y su Familia del Estado de Durango para obtener asesoría para dar seguimiento al trámite que dejó trunco su esposo, quien trabajó buena parte de su vida en Estados Unidos, pero sus familiares no reciben ni una pensión.

Dos años después de que su esposo falleció, por fin le autorizaron la VISA de turista y pudo conocer el lugar donde vivió su esposo. Y ya para qué.

La separación familiar es una constante en municipios como Guadalupe Victoria, Pánuco de Coronado, Durango o Gómez Palacio dejando múltiples secuelas, principalmente emocionales.

De ahí que se busca replicar el programa Palomas Mensajeras que ha permitido que familias se reencuentren en estados como Michoacán.

Difícil

Hay familias que ya no vuelven a ver a quien se fue; mientras que en otros casos sólo los vuelven a ver cuando los trasladan para ser sepultados.

Sin titular

La dirección del Instituto de Atención y Protección al Migrante sigue acéfala, pese a que hay que dar seguimiento a proyectos.

Programa

El programa Palomas Mensajeras ya se aplica en varios estados facilitando la obtención de visas para el reencuentro de familias.

El Siglo