La Mesa Nacional para las Migraciones y Refugiados en República Dominicana (MENAMIRD) rechazó hoy cualquier tipo de violencia que se quiera ejercer en contra de ciudadanos haitianos que vive y trabaja en Pedernales.

El grupo pro inmigrantes lamentó la muerte de Julio Reyes y Neyda Feliz, suceso que desencadenó el conflicto, al tiempo que advirtieron que ningún grupo o sector tiene derecho hacer justicia por sus propias manos y que sean las autoridades que sometan a los culpables.

Calificaron de oportuna la decisión del Ministerio de Defensa de enviar militares para mantener la seguridad y la paz en dicha provincia.

“Nos preocupa que en los últimos días hayan estado ocurriendo hechos violentos en distintas partes del país en contra de inmigrantes haitianos, tal como en el caso de Navarrete, donde fue quemada la casa de una familia haitiana. Dichos eventos se están dando justamente cuando algunos líderes de opinión difunden noticias de corte racial, anti haitiana y discriminatoria por la presencia de estos inmigrantes”, manifestó William Charpantier, coordinador de la mesa.

Los representantes de MENAMIRD lamentaron las declaraciones del sacerdote Alejandro Cabrera, capellán de la Policía, así como las declaraciones de Fidel Lorenzo, presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue), quienes aseguraron tienen un discurso anti inmigrante, de corte racista te xenófobo, contradiciendo la misma naturaleza del evangelio de Jesucristo.

El Dia