Cuando volvió a Venezuela, después de tres años de estudiar en Irlanda, a Gustavo Ramírez le sorprendió encontrar a todo el mundo más flaco. Casi toda la gente que conocía había bajado unos 15 kilos, como consecuencia de la crisis que se vive en su país. No lo pensó mucho. No era un lugar para quedarse. Él y su novia, Pilar Villamizar, cruzaron la frontera a pie hacia Colombia, desde San Cristóbal, y desde allí tomaron un vuelo hacia la Argentina, donde viven desde hace seis meses. Ya tienen documentos argentinos y son parte de los miles de venezolanos que viven aquí. Según datos de la Dirección Nacional de Migraciones, la llegada de venezolanos se triplicó en los últimos 18 meses, y de acuerdo a un informe del Instituto de Políticas Migratorias y Asilo de la Universidad Tres de Febrero (Untref), la mayoría llegó por el agravamiento de la situación en su país y gracias a las facilidades que ofrece la Argentina para tramitar una residencia legal.

"Hasta junio último había más de 40.000 venezolanos viviendo legalmente en la Argentina. Y para darse una idea del crecimiento de esta migración, el 10% llegó en los últimos tres meses. El agravamiento de la situación de su país, la falta de trabajo y la reunificación familiar son las principales razones", afirma Roberto Aruj, coordinador del Instituto de Políticas Migratorias de la Untref. Los datos de Migraciones de 2014 indicaban que durante el año, unos 5700 venezolanos habían llegado al país. Para 2017 se estima que serán más de 15.000.

La Nacion